Cuando nos encontramos en una zona pública, en una empresa, en un recinto o en cualquier otro lugar donde se puedan congregar determinada cantidad de personas, tenemos que tener en cuenta que habrá un sistema de reserva que se debe activar en cuanto falle el alumbrado principal. Esto es lo que se conoce como “alumbrado de emergencia” y se suele activar en menos de un segundo. Pero también es importante saber que este alumbrado no sólo va a saltar cuando el principal no funcione, si no también cuando la tensión de alimentación del sistema haya descendido por debajo del 70 por 100 de su capacidad nominal.

Existen diferentes tipos de alumbrados de emergencia que se pueden ajustar en base a las necesidades de cada situación particular y para cada caso concreto.

Según la legislación española, el “alumbrado de emergencia” es obligatorio en aquellos locales donde se puedan concentrar una gran cantidad de personas, como pueden ser los espectáculos, las discotecas, los estadios, los cines, los bares, las salas de congresos, los templos, los hospitales, etc. La norma dice que cualquier lugar que tenga capacidad para 100 personas o más, obligatoriamente ha de contar con un alumbrado de emergencia que sirva de ayuda en caso de que se produzca un apagón fortuito del alumbrado principal.

Nuestro equipo técnico se encargará de instalar el alumbrado de emergencia que necesites, adaptado a las condiciones particulares del local y/o de las oficinas de tu empresa. También nos encargamos de asesorarte para que puedas conocer perfectamente la normativa y así no tener ningún tipo de problema de cara al futuro.

Contar con un buen alumbrado de emergencia no sólo es obligatorio en muchas ocasiones, sino que además es una buena manera de proporcionar a nuestros clientes y empleados las mejores condiciones y la máxima seguridad en caso de que se produzca algún fallo en el alumbrado principal.